Historia

Historia

La presencia documentada de pobladores se remonta al menos al período comprendido entre el Calcolítico y la Edad del Bronce (del 3.000 al 800 a.C), algo que puede comprobarse en asentamientos como el Cerro de la Horca o el Castrejón. De la Edad del Hierro (S.IV a.c.) es el Castro de Villasviejas del Tamuja, excavado y digno de ser visitado, aunque se ubica en el vecino término municipal de Botija, se han descubierto recientemente necrópolis en "El Romazal", en jurisdicción de Plasenzuela.

La presencia romana fue intensa en esta zona, a juzgar por las huellas que aún pueden descubrirse, siendo el foco más romanizado la zona conocida como "El Guijo", donde han aparecido restos de construcciones, así como aras y lápidas, algunas de las cuales pueden verse incrustadas en edificaciones del mismo núcleo urbano. De época romana proceden también las minas (de oro y plata) que aún jalonan el término municipal de Plasenzuela.

Árabes (se han encontrado sepulcros de esta época en el lugar conocido como "Los Villares") y visigodos (en la iglesia parroquial existe un capitel de esta época) también dejaron su impronta en estas tierras.

Tras la Reconquista, Plasenzuela perteneció a la jurisdicción de Trujillo, para en el siglo XVI pasar a ser Señorío (de esta fecha data el "rollo" que erigido en la plaza de la localidad), al ser comprado su término por D. Juan de Vargas y Camargo, para posteriormente en el Siglo XVII pasar a D. Gonzalo de Tapia, y finalizar en el siglo XVIII, siendo jurisdicción del Conde de Canilleros